Los enemigos de Israel (parte 2)


Continuando en este tema (a la verdad no sé si les sirvió el anterior, como nadie comenta, jeje) les voy a escribir sobre los reinos “externos” o mejor dicho “lejanos” que tuvieron influencia sobre Israel, y que tienen parte en la historia bíblica.

 

Egipto:

Hablar sobre Egipto en la historia secular sería interminable, no sólo porque los arqueólogo han empleado mucho tiempo estudiando esta “magnífica” cultura, pero desde la perspectiva bíblica no tiene mucho de magnífica.

Como todos sabemos, José, el penúltimo hijo de Israel (antes Jacob) fue vendido por sus hermanos a los Ismaelitas quienes lo llevaron a Egipto como esclavo (Gén 39:1). Allí, halló gracia delante del Faraón debido a la sabiduría que el Señor le había dado y se convirtió en el hombre más influyente de la nación (Gen 41:38-39). Luego, mandó a traer a sus hermanos y a su padre, y les dio tierras en la región de Gosén (Gén 47:27), donde al pasar de muchos años (aprox. 400) se multiplicaron y llegaron ser esclavizados por el pueblo egipcio.

Como sabemos,  Dios manda a Moisés a liberarlos, y como muchas veces hemos visto en televisión, el Señor humilla al Faraón y a su pueblo con maravillas y prodigios (Éxo 11:9), para que deje ir a su pueblo, el cual accede, aunque de mala gana (Éxo 14:5).

Tras salir de Egipto, y cruzar el Mar Rojo en uno de los eventos bíblicos más trascendentes, el pueblo comienza a quejarse por sus precarias condiciones en el desierto y comenzaron a temer, creyendo en su corazón que en Egipto, como esclavos, estaban mejor que libres en el desierto (Éxo 16:3). Todo esto es importante mencionarlo porque bíblicamente Egipto tiene más un rol más espiritual que militar. Porque Egipto representa el lugar de donde el Señor sacó al pueblo de Israel, y a donde no debían volver, ni depender jamás (Deu 17:16). Egipto, se convirtió en una especie de tentación a la cual los hebreos no debían sucumbir ni en lo personal volviendo allí, ni en lo nacional haciendo tratos con la superpotencia del norte de áfrica.

Egipto tuvo mucha influencia durante el periodo de los reyes. Por ejemplo Salomón hizo tratos comerciales con ellos, desechando el mandamiento divino (Deu 17:15-16), y hasta se casó con la hija del Faraón como una estrategia política (Deu 7:3). También durante los últimos años de la monarquía judía, los reyes malvados prefirieron hacer tratos con Egipto para que los defendiera de sus enemigos, en lugar de confiar en el Señor que les había prometido salvarlos (2Re 18:21). El resultado de esta historia fue la deportación de Israel hacia Asiria por Salamanasar ; y la deportación de Judá hacia Babilonia por Nabucodonosor.

 

Siria:

(no confundir con Asiria) Localizada en el norte de Palestina (Israel y Filistea). Su influencia bíblica es importante, de allí provenía Rebeca (Gen 24) y también allí trabajo Jacob 14 años por Raquel (Gen 29). Su principal virtud fue su localización, la cual ganaban todas las potencias en su momento, para utilizarla de base para atacar Palestina. Sus reyes tenían el título de Ben-adad (hijo de Adad) pero en la Biblia lo utilizan como nombre personal, por lo que aparece en varios periodos de la historia bíblica (1Re 20:20).

Siria tuvo su mayor implicación durante el periodo de los reyes porque prácticamente se inmiscuyó en la guerra entre el reino de Israel y el reino de Judá, inclinándose muchas veces hacia Israel, por cercanía y afinidad idolátrica (1Re 20:33).

Como referencia, Pablo se convirtió al cristianismo cuando viajaba hacia Damasco, con una orden para atrapar cristianos (Hch 9:3).

 Asiria:

Imperio Asirio

Imperio Asirio

Asiria es mencionada por primera vez en el libro de Génesis (Gen 2:14) cercano al Río Hidekel (Río Eufrates). Su capital fue Nínive, a donde el Señor envió a Jonás para que predicara el arrepentimiento (Jon 1:2).

Sin más preámbulos, la importancia de Asiria llegó hasta el período de los Reyes, cuando comenzó a ser un peligro para todas las naciones de la tierra, pues el Señor había decidido castigar a todas las naciones desde el Éufrates hasta Egipto, utilizando a Asiria (Isa 7:20).

Salmanasar  sitió Samaria y finalmente la tomó, llevando al pueblo de Israel cautivo hacia Asiria, como castigo por su rebelión e inclinación a la idolatría (2Re 18:9, también ver Núm 24:22). Tiempo después, el rey Senaquerib de Asiria estuvo a punto de tomar Jerusalén (en el reino de Judá), pero el Señor los auxilió y mandó a su ángel para que derrotara a los asirios (XX).

Aún así Manasés (un rey malvado de Judá) se sometió como tributario, pero después se rebeló, por lo que fue llevado al cautiverio (2Cr 33:11), donde se arrepintió de su maldad.

Los babilonios y los caldeos se unieron y derrotaron a Asiria, conquistando Nínive en el año 612 AC. Esto no lo menciona la Biblia pero es importante mencionarlo para saber por qué la nueva potencia mundial sería Babilonia.

 

Babilonia:

Babilonia tiene su origen en Babel, ciudad fundada por Nimrod en la tierra de Sinar (Gén 10:10). Como muchos sabemos, fue en Babel donde el Señor confundió las lenguas de los hombres por cuanto su corazón se había enaltecido y querían alcanzar el cielo con la construcción de la torre de Babel (Gén 11:9). Babel significa confusión, y fue precisamente la misma raíz la que le dio el nombre a Babilonia. Es importante relacionar a Sinar con Babilonia, porque los profetas le llamaban por ese nombre (Isa 11:11, Zac 5:11)

 

Babilonia

Imperio babilónico

 

Nimrod fue fundador de Nínive, capital de Asiria (Gen 10:11).

El poder del imperio babilónico creció con Nabocodonosor como rey. La primera aparición de este rey en la Biblia es en 2Re 24:1, siendo Joacim rey de Judá (en antepenúltimo), la Biblia dice que Joacim hizo lo malo delante del Señor y por eso Nabucodonosor lo llevó atado a Babilonia junto con los utensilios del templo (2Cr 36:6-7); luego su sucesor Joaquín (el penúltimo rey de Judá) hizo nuevamente lo malo y también se lo llevó a Babilonia junto con las utensilios del templo. Pareciera que era un llamado de atención para lo que iba a suceder luego de que Sadequías, hermano de Joaquín, lo sustituyera en el trono y se rebelara contra Babilonia:

“Por lo cual trajo contra ellos al rey de los caldeos” (2Cr 36:17)…. “Y quemaron la casa de Dios, y rompieron el muro de Jerusalén, y consumieron a fuego todos sus palacios,  y destruyeron todos sus objetos deseables. Los que escaparon de la espada fueron llevados cautivos a Babilonia;  y fueron siervos de él y de sus hijos,  hasta que vino el reino de los Persas” (2Cr 36:19-20).

“En el mes quinto, a los siete días del mes, siendo el año diecinueve de Nabucodonosor rey de Babilonia,  vino a Jerusalén Nabuzaradán,  capitán de la guardia,  siervo del rey de Babilonia. Y quemó la casa de Jehová,  y la casa del rey, y todas las casas de Jerusalén;  y todas las casas de los príncipes quemó a fuego.” (2Re 25:8-9)

La razón de todo esto, era que el Señor estaba utilizando a Babilonia para castigar a Judá de todos sus perversidades (Jer 21:7), así como utilizó a Asiria para castigar a Israel. Incluso, el Señor llama a Nabucodonosor “mi siervo” (Jer 25:9), lo que hace ver que el poder de Babilonia residía en el respaldo de Dios. De hecho, llegó hasta Egipto y lo sometió, algo que Asiria sólo pudo lograr parcialmente (Eze 29:19). Para más información sobre Nabucodonosor, leer Daniel del capítulo 1 al 5.

 

Persia:

En Daniel tenemos una profecía sobre el futuro del mundo en los días del cautiverio en Babilonia, dicha por el ángel al profeta: El me dijo: ¿Sabes por qué he venido a tí? Pues ahora tengo que volver para pelear contra el príncipe de Persia;  y al terminar con él, el príncipe de Grecia vendrá (Dan 10:20)

Esto es, que Persia sería la próxima potencia mundial, y posteriormente Grecia. Así estaba determinado desde antes que la caída de Babilonia se hiciera una realidad.

El profeta Isaías, cuando todavía el reino de Judá aún no había sido cautivado por Babilonia, dijo sobre la destrucción de éste último: “Y Babilonia,  hermosura de reinos y ornamento de la grandeza de los caldeos,  será como Sodoma y Gomorra,  a las que trastornó Dios” (Isa 13:19)

Persia tiene su entrada en la historia bíblica en el Libro de Crónicas, al mencionar a Ciro, rey de los persas (2Cr 36:22). Este persa, según la historia secular, dominó a los medos capturando su capital, Ecbatana, y es por eso que Isaías se refiere a los medos, cuando habla de los persas (Isa 13:17). Cuando se hizo fuerte, caminó hacia Babilonia y la capturó convirtiéndose en la mayor potencia del mundo.

 

Imperio persa

Imperio persa

 

Ciro fue un instrumento del Señor para castigar la soberbia de los caldeos (babilonios) y para liberar a su pueblo cautivo. Dios mandó a su ungido (Isa 45:1), a Ciro, que le construyera (o mejor dicho, reconstruyera) el templo en Jerusalén (Esd 1:2) y permitió que cualquier judío podía regresar a Israel si así lo quisiera (Esd 1:3), sin embargo sólo unos pocos regresaron siendo encabezados por Zorobabel. El libro de Esdras registra este regreso peligroso y cómo lograron colocar los cimientos del templo, pero se detuvieron las obras por un periodo de 20 años, hasta que pudieron concluirlo en el reinado de Darío el medo, rey de Persia (Esd 6:15).

Un segundo grupo liderado por Esdras llegó desde Babilonia (Esd 7:6) y con éste, se restableció el culto en el templo de Jerusalén, durante el reinado de Artajerjes (El Darío de Ester)

Un último grupo liderado por Nehemías llegó desde Susa, capital del reino de Persia (Neh 1:1) Con él, se restauró el muro de Jerusalén pero con muchas dificultades y pesares.

La Biblia no relata más de éste imperio. Pero como Daniel ya había profetizado, la siguiente potencia sería Grecia, lo cual se logró cuando Alejandro Magno capturó Susa.

  

Después de Grecia siguió Roma, la cual dominaba a Palestina en tiempos de Jesús. Sobre el imperio griego muy poco se habla en la Biblia, pues su influencia ocurrió durante los 400 años de “silencio” en que no hubo profecía en Israel (el periodo entre el libro de Malaquías y el libro de Mateo)

De Grecia y de Roma hablaré después, pues la información sobre su influencia sobre Palestina proviene de fuentes extrabíblicas, pero que vale la pena conocer.

About these ads
Etiquetado , , , , , , , , , , ,

3 pensamientos en “Los enemigos de Israel (parte 2)

  1. martha dice:

    excelente material,

  2. CLAUDIA dice:

    ESTA INTERESANTE EL TEMA YA MUCHAS SON LAS NOTICIAS QUE VEMOS SOBRE ESTAS TEIRRAS LLENAS DE GUERRA PERO POCA ES LA INFORMACION QUE NOS DAN SOBRE ELLAS GRACIAS

  3. Chrys Caro dice:

    Si nos sirve, y si lo leo, solo que a veces no nos damos tiempo para escribir algún comentario; pero tu no te fijes, sigue subiendo info. Dios te bendiga.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: